19 nov. 2011

Pregón de Adviento III


Hombres y mujeres, escuchad al “pregonero”
que os trae una BUENA NOTICIA.
Prestad atención, vosotros que escucháis
tantos “noticiarios” de aquí abajo.
Hombres y mujeres de hoy.
¿Dónde habéis puesto vuestra vista?
¿Dónde habéis puesto vuestra esperanza?
¿Dónde está vuestra meta?
Abre los ojos a lo que esperas.
Mira: por los montes llega un Hombre frágil, sencillo, sin apariencia especial.
Viene a tu encuentro.
Viene de parte de Dios- Padre- Madre.
Te trae buenas noticias.
Él es la BUENA NOTICIA.
Tú que vives en la noche.
En la noche llena de luces que te ciegan,
mira con atención. Observa el horizonte.
Verás una Luz que brilla con mayor brillo.
Una Luz que no se apaga.
Cuidado, que en medio de tantas luces
no se distingue bien la Luz.
No la pierdas de vista. Deja que te deslumbre.
Dios no se olvida de sus hijos e hijas.
Dios sale a tu encuentro.
Dios Padre y Madre,
ha roto el silencio de los siglos,
y nos ha dicho una Palabra bonita,
alegre, de vida.
Esa Palabra se llama JESÚS, el del Belén.
No penséis más en el pasado.
No miréis tanto para atrás.
Nos nace un Niño, un Futuro,
una Esperanza, un Sueño.
Siempre está naciendo un Niño.
A pesar de tanto frío, tanto dolor,
tanta violencia, tanto…
Siempre está naciendo un Niño:
nace en ti cuando te abres a lo nuevo,
cuando acoges, cuando esperas.
Siempre está naciendo un Niño en ti.
Cuando te encuentras con una nueva luz,
con una nueva fuerza, una sorpresa.
Siempre está naciendo un niño,
cuando nace un nuevo día, una nueva verdad,
un nuevo hermano, un nuevo esfuerzo.
una nueva amistad.
Algo nuevo, Alguien, siempre está esperando.
Escucha al PREGONERO estos días de Luz,
de Vida, de Alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario